Fidelizar clientes es una forma de asegurar ventas. Es más sencillo y barato conseguir que un cliente repita compra a que un cliente nuevo compre.

Qué importante es para tu empresa, que un cliente quede satisfecho ¿no te parece?. No hay peor publicidad, que un cliente insatisfecho. Una mala opinión en redes sociales, o en tu web, puede ocasionar que otros posibles clientes no realicen la compra.

En cambio una buena opinión, una recomendación, da el respaldo necesario a otras personas para que confíen en ti, y te compren.

Un cliente satisfecho, es más probable que lo puedas fidelizar, y que se convierta en un cliente recurrente. Retener clientes, es mucho más económico que conseguir nuevos.

Por supuesto, para conseguir fidelizar un cliente, debes convencerle con buenos productos o servicios, una buena garantía de devolución y un buen servicio de atención al cliente. Pero ten siempre presente, que esta fidelización se puede acabar de la noche a la mañana. Una mala experiencia o la competencia, pueden conseguir que quién hace unos meses era tu cliente fiel, ahora compre a otra empresa.

Estrategias que puedes aplicar

  • Premia la fidelidad de tu cliente, mostrándole tu grado de satisfacción con él, ofreciéndole ofertas, promociones, concursos, mejores condiciones de compra, etc… Haciéndole sentir único y cuidado, para conseguir posicionar tu marca en su mente y poder situarte como su primera opción frente a la competencia.
  • Pasado un tiempo de la compra del producto o servicio, sería bueno que te intereses por el grado de satisfacción de tu cliente. Bien mediante una encuesta de satisfacción, o una llamada o mensaje directo. De esa manera, conseguirás el feedback necesario para mejorar el servicio que prestas. Si tuvieses alguna queja justificada por parte del cliente asume tu responsabilidad e intenta solventarlo. Es el momento de convertir el problema en una oportunidad.
  • Envía newsletters periódicamente. De esta manera puedes ofrecer una oferta personalizada, o aportar valor a tu marca a partir de contenidos con información que puedan interesar a tu cliente, mediante correos electrónicos que te permiten segmentar en función del contenido y el destinatario.
  • Diferencia tu producto o servicio y apórtale valor añadido. De esta manera conseguirás que tu cliente se sienta cuidado.
  • Sé honesto, y mantén siempre tu palabra. Si has ofrecido unas condiciones especiales a tu cliente, cúmplelas.

¿Sigues alguna estrategia para fidelizar tus clientes? Cuéntame, me encantará leerte.

Deja un comentario