Se acerca el final de un año y el comienzo de otro, y es el momento ideal para sentarnos a analizar si hemos conseguido los objetivos que nos habíamos establecido, y pensar en el próximo año.

Creo que es primordial establecer unos objetivos, para mantenernos enfocados en una dirección concreta, que nos sirvan de guía para establecer una estrategia y asignar los recursos necesarios para conseguir nuestros objetivos.

A la hora de establecer los objetivos, tenemos que tener en cuenta que deben cumplir la regla SMART:

  • eSpecíficos, claros y concisos
  • Medibles, para saber si se han conseguido o no
  • Alcanzables, realistas
  • Relevantes. Importantes para ti y tu empresa
  • Temporales. Con un tiempo de consecución determinado

 

Y un consejo que te doy: Deben establecerse en positivo. No es lo mismo pensar:

                    “el próximo año no quiero perder clientes”

a plantearlo de esta otra forma:

                    “el próximo año voy a conseguir 10 clientes más”

 

Pasos para establecer tus objetivos

  1. Determinar qué es lo que queremos lograr. Siempre debe estar acorde a la misión de la  empresa y cómo decíamos anteriormente, cumplir con la regla SMART (debe ser específico, medible, alcanzable, importante para tí y tu empresa, y con un periodo de tiempo máximo para conseguirlo) y en positivo.
  2. Establecer el plazo en el que se pretende realizar el objetivo. Lo que tú consideres, tres meses, seis, un año, etc….
  3. Dividir cada objetivo en varias metas, adjudicando a cada meta un plazo de ejecución
  4. Identificar posibles obstáculos que nos compliquen la consecución de alguna de las metas
  5. Ahora es el momento de determinar qué conocimientos o habilidades son necesarias para sortear esos posibles obstáculos
  6. Establecer períodos de evaluación para realizar el seguimiento de consecución de cada una de las metas, y así evaluamos el cumplimiento parcial de los objetivos.

 

Ejemplo:

Veamos un ejemplo de lo que hemos hablado:

Si uno de tus objetivos es aumentar la facturación, lo puedes plantear de la siguiente manera:

 

  • Aumentar la facturación un 20% respecto al año 2018, durante el año 2019.
    • Meta 1:
      • Realizar una planificación de publicaciones en redes sociales
      • Plazo: Enero 2019
      • Revisión: 31/01/2019
    • Meta 2:
      • Cumplir con la planificación de las redes sociales
      • Plazo: año 2019
      • Revisiones: 31/03/2019 ; 30/06/2019 ;/ 30/09/2019
    • Meta 3:
      • Realizar una campaña de publicidad de Facebok Ads
      • Plazo: junio 2019
      • Revisión: 31/07/2019
    • Meta 4:
      • Evaluar la evolución de la facturación
      • plazo: diciembre 2019
      • Revisiones: 31/03/2019 ; 30/06/2019 ;/ 30/09/2019

Esto es un ejemplo, de lo que se puede hacer. Todo es cuestión de adaptarlo a tus necesidades, y por supuesto a tu empresa. En este ejemplo vemos claro lo que hemos hablado:

  • Regla SMART:
    • Específico: Sabemos lo que queremos. Aumentar la facturación
    • Medible: Partiendo de la facturación del año 2018, queremos un 20% más, por lo tanto, el dato lo tenemos
    • Alcanzable: Sabemos que es posible, aplicando los recursos necesarios para ello
    • Relevante: Aumentar la facturación es muy importante para nosotros.
    • Temporal: Hemos establecido como plazo para conseguirlo el año 2019
  • Está establecido en positivo
  • Lo hemos dividido en 4 metas, que nos van a ayudar a ir poco a poco dando pasos hacia nuestro objetivo final.
  • Hemos establecido varias fechas, en las que iremos revisando si hemos conseguido cada una de las metas, y nos damos tiempo para corregir desviaciones o aumentar los recursos que sea necesario para conseguirlo.

 

¿Y qué ocurre si no conseguimos el objetivo establecido?

 

Pues nada. No ocurre nada. Los objetivos los establecemos para tener una guía, y no desviarnos. Sí que es bueno revisar, si quizás nos pusimos un reto demasiado elevado, y por tanto no era alcanzable, o que ha podido fallar, para poderlo corregir en objetivos futuros.

Todo lo que nos pase, nos sirve para aprender de ello, pero no debemos convertirlo en motivo de frustración y desmotivación. Todo lo contrario. Analizamos qué ha pasado, que ha fallado, y vamos a ponernos manos a la obra para corregirlo si está en nuestras manos.

 

 

¿Y tú, ya has establecido tus objetivos para el próximo año? Yo estoy con ellos en estos días.

Deja un comentario